Poné en marcha tu emprendimiento. Segunda parte: financiamiento

Una vez que tenés definida la idea del producto o servicio que querés ofrecer y ya sabés cuáles son los elementos que necesitás para hacerlo y  cumpliste  todos los pasos para tener el respaldo legal para tu actividad es probable que necesites buscar financiamiento. ¿Dónde buscar financiamiento para emprender? Ahorros propios Primera fuente de financiamiento: si fuiste previsor y tu […]

Una vez que tenés definida la idea del producto o servicio que querés ofrecer y ya sabés cuáles son los elementos que necesitás para hacerlo y  cumpliste  todos los pasos para tener el respaldo legal para tu actividad es probable que necesites buscar financiamiento.

¿Dónde buscar financiamiento para emprender?

Ahorros propios

Primera fuente de financiamiento: si fuiste previsor y tu situación económica te lo permite es probable que hayas ahorrado mientras pensabas en la idea. Si no es tu caso, podés guiarte por las próximas opciones:

Triple F: (friends, family, fools. En inglés significa: amigos, familia y tontos o locos)

En general los emprendedores suelen arrancar a serlo gracias al aporte de familiares, amigos o conocidos – también llamados tontos o locos (fools en inglés) – porque están dispuestos a invertir en una idea que no les asegurará el éxito o la devolución de la inversión,  sin embargo esto es algo muy común.

Los emprendedores que hoy cuentan su caso como exitoso arrancaron, casi siempre, con este tipo de respaldo; para estos casos es ideal definir de antemano cómo vas a devolver la plata, así darás seriedad y tranquilidad a quien confía en vos.

Crowdfunding o financiación colectiva

Esta forma de conseguir plata se da cuando un grupo de personas desconocidas invierten en una idea porque les parece buena o les interesa el producto o servicio prometido; si éste, finalmente, se desarrollara.

En algunos casos, las personas que invierten en una idea o un proyecto reciben como beneficio tener la primera versión o tener antes que nadie el producto o servicio terminado por el cual están apostando.

Los proyectos de financiación colectiva se suelen dar, mayoritariamente, en plataformas online como idea.me, Kickstarter o Indiegogo. Las inversiones colectivas son un camino que suelen tomar mucho los emprendedores. Para este tipo de financiamiento es muy importante que hagas una fuerte difusión y una muy buena explicación, tanto del proyecto, como así también sobre cuál es la forma en la que vas a hacerlo y los tiempos para lograrlo. A mayor cantidad de gente, mayores probabilidades de lograr el objetivo.

Business angels o inversores ángeles

Así se le dicen a las personas con elevado poder adquisitivo que están dispuestas a ayudar a nuevos emprendedores, también se los llama de esta manera a  inversores o exemprendedores exitosos que fueron ayudados, en algún momento, y deciden de alguna manera devolver la ayuda que recibieron. En general forman parte de algún comité evaluador de proyectos que suelen presentarse en universidades o empresas que se dedican, específicamente, a financiar proyectos.

Microcréditos, préstamos personales o subvenciones

Algunas entidades financieras tienen una línea de créditos pequeños para personas que no tienen garantía para obtener préstamos tradicionales conocidos como microcréditos. Incluso se puede conseguir esa plata inicial, para poner en marcha tu emprendimiento, a través de un préstamo personal. Por otro lado, el Estado estimula la generación de nuevos emprendimientos por medio de subvenciones y concursos que te dan plata para desarrollar tu emprendimiento y no es necesario devolverla. Lo hacen para estimular al sector.

Buscá opciones, conectate con gente que esté emprendiendo y nutrite de la experiencia de otros para llevar adelante tu propio objetivo.

Categorías: Uncategorized
Etiquetas: